Origen > DEP Primera > DEPweb > Módulos de Aprendizaje > Acceso a Agua Potable > Versión de la impresión
Acceso a Agua Potable
Lea el texto y después complete los ejercicios que están al final.

¿Lo sabías?

  • El cuerpo humano de una persona adulta está compuesto en un 50% o 65% por agua. El cuerpo de un niño contiene aproximadamente 75% de agua. El cerebro humano contiene un 75% de agua.
  • El cuerpo humano puede vivir varias semanas sin alimentos, pero puede sobrevivir sólo unos pocos días sin agua.
  • Unos 220 millones de personas que viven en ciudades de países en desarrollo carecen de una fuente de agua potable cerca de sus hogares.
  • El 90% de las aguas de desecho de las ciudades de los países en desarrollo se descarga sin tratar en ríos, lagos y cursos de aguas costeras.
  • La agricultura consume entre el 60% y el 80% de los recursos de agua dulce en la mayoría de los países, y hasta el 90% en otros.

Acceso a agua potable

El acceso a agua potable se mide por el número de personas que pueden obtener agua potable con razonable facilidad, expresado como porcentaje de la población total. Es un indicador de la salud de la población del país y de la capacidad del país de conseguir agua, purificarla y distribuirla.

El agua es esencial para la vida. Sin embargo, en 1995, más de 1.000 millones de personas de países de ingreso bajo y mediano--y otros 50 millones de personas de países de ingreso alto -- no tenían acceso a agua potable para beber, para el aseo personal y para uso doméstico. Estas cifras, que se presentan en el Gráfico 1, representaban casi el 25% de los 5.900 millones de la población mundial. Además, casi 2.000 millones de personas no tenían acceso a instalaciones sanitarias adecuadas.

¿Qué es el agua potable y por qué es importante?

El agua potable es el agua de superficie tratada y el agua no tratada pero sin contaminación que proviene de manantiales naturales, pozos sanitarios y otras fuentes. En promedio, una persona necesita unos 20 litros de agua potable todos los días para satisfacer sus necesidades metabólicas, higiénicas y domésticas. Sin agua potable, la gente no puede llevar una vida sana y productiva. Por ejemplo, se calcula que cada año 900 millones de personas sufren de enfermedades diarreicas relacionadas con el agua, y mueren por estas causas aproximadamente 2 millones de personas por año. La mayoría de estas personas, pero no todas, viven en países de ingreso bajo y mediano, y los que se encuentran más expuestos a ese riesgo son los niños y los ancianos. Varios millones de personas más en todo el mundo sufren otras enfermedades relacionadas con el agua, como la bilharziasis, el cólera, la elefantiasis, y la anquilostomiasis.

Las mejoras en los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento por lo general llevan a mejoras en la salud de la población y en la calidad de vida. El Gráfico 2 muestra los resultados de las mejoras de los servicios de abastecimiento de agua y el saneamiento en la esperanza de vida de la población de tres ciudades francesas en el siglo XIX. A lo largo de la historia, cuando ha contado con suficiente abastecimiento de agua potable y ha podido poner en práctica las normas recomendadas de higiene, la población ha tenido mejor estado de salud y más posibilidades de gozar de una vida más larga.

El acceso a agua potable también es crucial para las economías y los ecosistemas, y la escasez de agua potable puede afectar directamente las perspectivas a largo plazo del desarrollo sostenible. Sin un abastecimiento adecuado de agua, las fábricas que dependen de este líquido pueden tener que cerrar temporalmente; puede bajar el rendimiento de los cultivos; los trabajadores enfermos pueden ser improductivos, y pueden destruirse las pesquerías. La destrucción de la vida acuática no sólo afecta la economía sino que también daña el ecosistema. Además, la falta de un sistema fiable de agua corriente puede hacer que la gente cave sus propios pozos y agote las fuentes de agua dulce. La calidad de la atmósfera también puede verse afectada por la escasez de agua potable. Cuando la gente hierve el agua para matar bacterias peligrosas, el combustible que utiliza puede contaminar el aire. Y cuando utiliza leña o carbón como combustible, pueden destruirse los bosques, lo que ocasiona más problemas ambientales, como la erosión y la pérdida de la capa arable del suelo.

El agua potable se está volviendo escasa

Además de que algunas regiones del mundo son naturalmente áridas, las necesidades cada vez mayores de agua, entre las que a veces hay que elegir cuál satisfacer, están reduciendo el abastecimiento en todo el mundo. Muchos ríos y cuencas hidrográficas están contaminados por productos de desechos industriales, de la agricultura y de origen humano, en tanto que otras se están secando porque la gente está utilizando más agua de la que puede reponer la naturaleza. En zonas de mucha lluvia o con sistemas de riego, las personas pueden desperdiciar el agua porque les parece que es abundante o barata, y no saben cuánto cuesta tratar el agua una vez que es utilizada.

Conseguir agua es más difícil --y a menudo más caro-- para las personas más pobres. En las zonas rurales de los países en desarrollo, muchas mujeres y niños pasan horas --en casos extremos, hasta seis u ocho horas-- todos los días acarreando agua de ríos o pozos. En las ciudades, muchas personas pobres no tienen agua corriente en sus casas y deben comprarla u obtenerla de otras fuentes. El Gráfico 3 ilustra un ejemplo de las fuentes de las que obtienen agua los habitantes de una zona metropolitana urbana de un país en desarrollo. Puede verse que sólo aproximadamente la tercera parte de la población tiene agua corriente en su casa o patio. Las personas que compran agua de otras fuentes tienen que pagar de tres a diez veces lo que cuesta el agua corriente.

Además, el rápido crecimiento de las ciudades en todo el mundo puede agotar la capacidad de los gobiernos para proporcionar instalaciones sanitarias adecuadas y, por esa razón, los habitantes, sobre todo los pobres, tienen que vivir junto a zanjas abiertas e insalubres de aguas servidas. Las aguas servidas sin tratar por lo general también contaminan las reservas de agua más cercanas a las ciudades, obligando a las comunidades a tender cañerías para traer agua de zonas cada vez más lejanas a medida que se amplían las ciudades.

A los países industriales también les preocupa cada vez más la calidad y la disponibilidad de agua. Si bien estos países tienen economías más fuertes y más capacidad para recolectar, purificar y abastecer de agua a los ciudadanos, el consumo de agua por habitante puede ser alto porque la gente lava los automóviles, riega el césped y convierte a los desiertos en zonas agrícolas, poblados y ciudades. Se gastan grandes cantidades de dinero purificando el agua contaminada por desechos industriales, y desechos provenientes de la producción de energía, la agricultura y los hogares.

Realidades de la oferta y la demanda

Para que la gente pueda tener suficiente abastecimiento de agua potable debe considerarse una combinación a menudo compleja de aspectos Socialeses, económicos y ambientales. En los últimos años, las familias, las industrias, los agricultores y los gobiernos han comenzado a reconocer que el agua es un bien económico y no un recurso ilimitado "gratuito". Y al ser un bien económico, hay una gran variedad de calidad y nivel de servicios de abastecimiento de agua y saneamiento que la gente desea y está dispuesta a pagar.

La experiencia recogida en todo el mundo demuestra que cuando las personas, aun las más pobres, pueden elegir la calidad de los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento, a menudo están dispuestas a pagar un precio más alto por una mejor calidad. Por ejemplo, las personas que no están dispuestas a pagar por la operación y el mantenimiento de bombas manuales de baja calidad y letrinas de pozo pueden estar dispuestas a pagar más por tener un sistema básico de agua corriente y alcantarillado que funcione razonablemente bien y con eficiencia.

Por otra parte, los hogares y las industrias no siempre están dispuestos a pagar servicios de mejor calidad si consideran que los que están recibiendo ya son suficientemente buenos. Por ejemplo, algunas comunidades costeras de Estados Unidos se han negado a pagar lo que consideran tratamiento innecesario y costoso de aguas servidas aunque lo exijan las leyes federales de protección ambiental. En definitiva, al parecer cuando los miembros de una comunidad --hogares, fábricas, agricultores y empresas, junto con los científicos y las autoridades locales-- participan en la toma de decisiones sobre el sistema más viable de abastecimiento de agua potable y saneamiento, por lo general todos están más conformes con la calidad y el precio de estos servicios.

Acceso a Agua Potable Highlights

Más de mil millones de personas carecen de acceso a agua potable. Casi dos mil millones de personas carecen de acceso a servicios de saneamiento. La mayoría de esas personas vive en países de ingreso bajo y mediano.
Cada año, casi mil millones de personas sufren enfermedades diarreicas causadas por el agua no apta para el consumo. Millones de personas más sufren otras enfermedades relacionadas con el agua. Los pobres, especialmente los muy jóvenes y las personas de edad avanzada, por lo general están más expuestas a sufrirlas.
El agua potable escasea porque generalmente se la valora muy poco y se utiliza en forma ineficiente.
A medida que la economía de un país se hace más fuerte --a medida que aumenta su PNB per cápita--, generalmente un mayor porcentaje de la población tiene acceso a agua potable y servicios de saneamiento.
Si todos los grupos de usuarios adoptan decisiones bien pensadas, generalmente mejora el abastecimiento de agua potable para toda la población, a precios económicos.
Explore el texto:

Sus comentarios | Ayuda | Índice | Buscar
© 2002 Grupo del Banco Mundial. Reservados todos los derechos. Condiciones | Política de confidencialidad