Origen > DEP Primera > DEPweb > Más Allá Crecimiento Económico > Español > Capítulo IV
 
Más Allá Crecimiento Económico
Índice | Introducción | Glosario | Clasificación de las economías | Cuadros de datos
Capítulos: I | II | III | IV | V | VI | VII | VIII | IX | X | XI | XII | XIII | XIV | XV | XVI | XVII

Capítulo IV. Tasas de crecimiento económico

Las tasas de crecimiento del PIB y el PNB de los países en desarrollo son, como promedio, más elevadas que las de los países desarrollados. Más aún, la diferencia se acrecentó en los últimos años porque el crecimiento del PNB de los países desarrollados pasó de más del 3% anual en los años ochenta a alrededor del 2% en la primera mitad del decenio de 1990. Los países de ingreso bajo, en cambio, parecen haber tenido un desempeño mucho mejor en este período, pues su PNB aumentó casi un 6% anual en 1980-95. Entonces, ¿los países pobres pronto estarán a la altura de los ricos?

Discussion Prompt

Lamentablemente, la evolución del crecimiento económico que acabamos de describir no indica que el mundo marche hacia una "convergencia", es decir, hacia la eliminación gradual de la brecha económica entre países ricos y países pobres. El crecimiento demográfico, que es más rápido en la mayoría de los países en desarrollo, estÁneutralizando el aumento comparativamente mayor del PNB, por lo cual las tasas de crecimiento del PNB per cápita de estos países son bajas y, en algunos casos, negativas (Gráfico 4.1; Mapa 4.1).



Como consecuencia, la diferencia entre el PNB medio per cápita de los países desarrollados y de los países en desarrollo continúa ahondándose. Según un estudio del Banco Mundial, en 1870 el ingreso per cápita de los países más ricos era 11 veces mayor que el de los países más pobres, 38 veces mayor en 1960 y 52 veces mayor en 1985. A comienzos del decenio de 1990, de los $28 billones del PIB mundial, sólo $5 billones —menos del 20%— se generaban en los países en desarrollo, a pesar de que en estos países residía aproximadamente el 80% de la población mundial.

El rápido crecimiento medio verificado en los países en desarrollo también oculta disparidades cada vez más grandes entre países. Entre 1985 y 1995, el mayor incremento del PNB per cápita tuvo lugar en Asia oriental: más del 7% anual (Gráfico 4.2). , pero en otras dos regiones del mundo en desarrollo la tasa media de crecimiento anual fue negativa: -1,1% en África al sur del Sahara y -0,3% en el Oriente Medio y Norte de África. El mayor retroceso del PNB per cápita se produjo en Europa oriental y Asia central, debido a la crisis económica provocada por la transición de la planificación centralizada a la economía de mercado.

Sin embargo, no todas son malas noticias para los países en desarrollo. Los dos países en desarrollo con mayor número de habitantes tuvieron, comparativamente, un desempeño bastante bueno en 1985-95. En la India, el PNB per cápita aumentó alrededor del 3,2% al año, mientras que en China registró un incremento anual sin precedentes: 8,3%. El rápido crecimiento observado en China y la India explica por qué más de la mitad de la población mundial vive en países con economías que crecen a un ritmo superior al 2% anual (Gráfico 4.3). Pero cuando se analizan los países de ingreso bajo excluidas China y la India, el crecimiento anual medio del grupo resulta negativo (véase el Gráfico 4.1). En 1985-95, más de la mitad de los países en desarrollo tenían tasas de crecimiento negativas, y cuatro quintos de aquellos con tasas positivas crecían con mayor lentitud que los países de ingreso alto (véase el Mapa 4.1).

Discussion PromptEntre 1965 y 1995, la brecha entre los países desarrollados y la mayor parte de los países en desarrollo se amplió considerablemente (Gráfico 4.4). Asia fue la única región que logró un avance notable hacia el nivel de PNB per cápita de los países desarrollados. El ingreso per cápita de las economías recientemente industrializadas de Asia —Hong Kong (China), República de Corea, Singapur y Taiwan (China)— pasó de representar el 18% del promedio de los países desarrollados, en 1965, al 66% en 1995. Al mismo tiempo, África, por ejemplo, se empobreció aún más en términos relativos. El ingreso medio per cápita en los países africanos llegaba al 14% del registrado en los países desarrollados en 1965, pero había descendido al 7% en 1995. Ustedes pueden determinar la posición de sus países en 1995 en el Gráfico 4.4 utilizando el Cuadro de datos 1 que figura al final del libro (pueden ver las estimaciones del PNB per cápita ajustadas en función de la paridad del poder adquisitivo y considerar $24.930 como promedio del PNB per cápita de los países desarrollados).

Actualmente sólo unos 10 países en desarrollo —aquellos cuya tasa de crecimiento del PNB per cápita supera en 1 punto porcentual el promedio correspondiente a los países desarrollados— tienen posibilidades de ponerse a la altura de éstos en los próximos cien años; únicamente podrán lograrlo si mantienen sus elevadas tasas de crecimiento, lo cual es todo un desafío. Efectivamente, cuanto más pobre es un país, más difícil le resulta retener el alto nivel de inversión que necesita para crecer (véase el Capítulo 6).

Sus comentarios | Ayuda | Índice | Buscar
© 2002 Grupo del Banco Mundial. Reservados todos los derechos. Condiciones | Política de confidencialidad