Historia de la AIF

El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), mejor conocido como el Banco Mundial, fue creado en 1944 para ayudar a reconstruir Europa, tras ser asolada por la Segunda Guerra Mundial. El logro de ese objetivo, al cabo de unos pocos años, llevó al Banco a poner atención en los países en desarrollo. En los años cincuenta, quedó de manifiesto que los países en desarrollo más pobres para obtener el capital necesario para crecer necesitaban financiamiento en condiciones más favorables que las que podía ofrecer el Banco.

A principios de la década de 1950, informes de las Naciones Unidas y el Gobierno de Estados Unidos apoyaron la creación de un programa para dar préstamos en condiciones concesionarias a las naciones pobres con el respaldo de donantes multilaterales. Después de las deliberaciones iniciales, bajo la administración del presidente Eugene Black (i) se planteó en el Banco la idea de crear la Asociación Internacional de Fomento (AIF), un organismo que otorgaría “préstamos blandos” a los países en desarrollo.

La resolución de Monroney

A medida que la iniciativa de lanzar la AIF cobró gran impulso en el Banco, fuera del ámbito de la institución recibió el apoyo del senador demócrata Mike Monroney de Oklahoma, quien estaba interesado en el otorgamiento de préstamos blandos a las naciones en desarrollo teniendo al Banco Mundial como dispensador de la ayuda. Cuando fue nombrado presidente del Subcomité de Finanzas Internacionales del Senado, el legislador propuso una disposición que llegó a conocerse como la Resolución Monroney.

Convenio Constitutivo de la AIF

Dado que la resolución fue aprobada en el Senado estadounidense, el Secretario del Tesoro anunció en las Reuniones Anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional de 1958 en Nueva Delhi que Estados Unidos estaba estudiando seriamente la propuesta de una AIF que tuviera su sede en el Banco y esperaba que otros hicieran lo mismo. Después de las consultas, que se iniciaron entre los Gobiernos miembros del Banco Mundial en 1958, la Junta de Gobernadores del Banco en su Reunión Anual de 1959 aprobó una resolución de Estados Unidos pidiendo a los Directores Ejecutivos de la institución que redactaran el Convenio Constitutivo de la AIF (pdf).

Antes de fines de enero de 1960, el Banco había distribuido el Convenio Constitutivo a todos los miembros para su ratificación, y recibió la aprobación de estos, entre ellos Estados Unidos, durante la President Dwight D. Eisenhower (i).

Creación de la AIF

Con un financiamiento inicial de US$912,7 millones, la AIF se puso en marcha el 24 de septiembre de 1960, con 15 países signatarios: Australia, Canadá, China, Alemania, India, Italia, Malasia, Noruega, Pakistán, Sudán, Suecia, Tailandia, Reino Unido, Estados Unidos y Viet Nam. Durante sus primeros ocho meses, la AIF llegó a tener 51 miembros y asignó créditos por valor de US$101 millones a cuatro países. Honduras recibió el primer crédito de la AIF para el mantenimiento de las carreteras. Chile, Sudán e India fueron los otros tres receptores de fondos de la Asociación.

La AIF ha crecido hasta incluir 172 países miembros, y se ha convertido en la principal fuente de financiamiento en condiciones concesionarias para 82 de las naciones más pobres del mundo, entre ellos 40 países de África. En total, 36 naciones se han graduado de la AIF(i) y algunas han tenido que volver a ser parte de la AIF o reincorporarse en la Asociación. Desde su creación, los créditos y donaciones del organismo han sumado un total de US$255.000 millones, con un promedio de US$15.000 millones anuales en los últimos años, de los cuales África recibió el 50%.

CONVENIO CONSTITUTIVO DE LA AIF

El Convenio Constitutivo de la AIF entró en vigor en 1960, y los primeros préstamos, denominados créditos, se concedieron en 1961.

Lea más (pdf) »

LA AIF EN BREVE

LA AIF EN BREVELa AIF es el fondo del Banco Mundial para los países más pobres.

Lea más »

EL ABC DE LA AIF

Logros clave de la AIF por país.

Lea más »

RESULTADOS EN MAPAS

RESULTADOS EN MAPAS Vea el mapa »