Origen > DEP Primera > DEPweb > Más Allá Crecimiento Económico > Español > Capítulo XVII
 
Más Allá Crecimiento Económico
Índice | Introducción | Glosario | Clasificación de las economías | Cuadros de datos
Capítulos: I | II | III | IV | V | VI | VII | VIII | IX | X | XI | XII | XIII | XIV | XV | XVI | XVII

Capítulo XVII. Otros problemas: búsqueda de una estrategia integral de desarrollo

Discussion PromptEn los últimos decenios algunos países en desarrollo han logrado tasas de crecimiento económico elevadas, y han reducido notablemente las diferencias que los separaban de los países desarrollados , pero, para la mayoría, la brecha económica se ha ahondado (véase el Gráfico 4.4). Si bien es posible para un país acelerar el crecimiento y el desarrollo hasta ponerse a la altura de los países desarrollados, el éxito no está, en modo alguno, garantizado. ¿Comprendemos cabalmente cuáles son los principales factores que determinan el éxito del desarrollo? ¿Qué pueden hacer los gobiernos para actuar como agentes catalizadores del desarrollo de sus países?

Para comenzar a responder estas preguntas, es importante tomar conciencia de que el desarrollo es mucho más complejo que el simple crecimiento económico o la acumulación cuantitativa del capital nacional, aun en la acepción más amplia del término (descrito, por ejemplo, en el Capítulo 16). El desarrollo es también la transformación cualitativa de una sociedad en su conjunto, la evolución hacia nuevas formas de pensamiento y, en consecuencia, nuevas relaciones y nuevos métodos de producción. Además, ustedes coincidirán en que una transformación sólo puede calificarse de desarrollo si beneficia a la mayoría de la población, si mejora su calidad de vida y le permite controlar mejor su destino (véase el Capítulo 1). Este amplio proceso de cambio debe incluir a la mayor parte de la población de un país y no se puede limitar a la modernización de la capital o al beneficio de las clases altas.

Capital Sociales y cohesión Sociales

Los investigadores que analizan el desarrollo han demostrado que algunos países y comunidades utilizan todos sus recursos productivos (capital humano, físico y natural) de manera mucho más eficiente que otros y, por lo tanto, obtienen mejores resultados. ¿Cómo se explica esa diferencia? Observemos nuevamente el Gráfico 16.1. Lo que falta en él es quizÁel factor más crucial para el desarrollo de cualquier sociedad: la forma en que la gente interactúa, coopera y resuelve sus conflictos. Éste es el factor que resulta difícil de medir con los indicadores estadísticos convencionales y que últimamente los investigadores han dado en llamar el capital Sociales de una comunidad.

El capital Sociales se refiere a las organizaciones y asociaciones (públicas, privadas y sin fines de lucro), así como a las normas y relaciones (por ejemplo, las leyes, tradiciones y relaciones personales). Es el elemento que aglutina a la sociedad, que mantiene la cohesión Sociales. Un capital Sociales abundante reduce considerablemente el costo de la actividad comercial y aumenta la productividad al promover la confianza, la coordinación y la cooperación en todos los niveles. En cambio, la falta de capital Sociales provoca conflictos e ineficiencia.

Discussion PromptDebido a la multiplicidad de aspectos que abarca, no hay una forma óptima de medir el capital Sociales, lo que no significa que sea imposible hacerlo. Los investigadores miden el capital Sociales de varias formas creativas, habitualmente mediante el cálculo de índices compuestos basados en diversos datos reunidos en encuestas. Los datos utilizados en estos cálculos por lo general reflejan la confianza de la gente en los gobiernos y las instituciones públicas, la participación en organizaciones cívicas y el acceso a la información.

Cada vez hay más pruebas que señalan la importancia vital del capital Sociales para el crecimiento de la economía y la prosperidad de la gente. Sin embargo, las reformas radicales o incluso el desarrollo rápido, pero desequilibrado, en muchos casos debilitan las formas existentes de capital Sociales sin reemplazarlas por otras. Tal deterioro del capital Sociales pone en peligro la cohesión Sociales e impide el desarrollo sostenible. Algunos especialistas en desarrollo creen que esto es lo que ha sucedido, por ejemplo, en muchos países en transición.

Pensemos en la corrupción de los funcionarios públicos, especialmente en los sobornos, la malversación de fondos públicos y el abuso de autoridad. La corrupción no sólo representa un desperdicio de recursos, pues las políticas gubernamentales dejan de estar al servicio de las mayorías, sino que también genera apatía y cinismo en la ciudadanía, subvierte la función de las leyes y contribuye al aumento del delito. A la postre, la corrupción desacredita la democracia, régimen político esencial para el desarrollo, y socava el apoyo de la población a las reformas económicas. No debe sorprendernos, entonces, que, según algunos estudios, los países con alto nivel de corrupción suelen tener tasas de crecimiento económico más bajas. Algunos elementos del capital Sociales, tales como el buen ejercicio del poder y el imperio del derecho, son tan importantes para el desarrollo económico como ciertas condiciones económicas básicas, por ejemplo, la existencia de un ahorro y una inversión suficientes (véase el Capítulo 6) o de fuertes incentivos para la eficiencia (véase el Capítulo 11).

La función de las políticas estatales

Los gobiernos disponen de recursos limitados para acelerar el desarrollo de sus países. Si bien el desarrollo es un proceso integral de cambio, los gobiernos deben determinar en qué ámbitos su actuación puede ser más decisiva y concentrarse en ellos. Además de compensar las fallas del mercado bien conocidas (véase el Capítulo 11), los gobiernos pueden cumplir una importante función como coordinadores de la participación de todos los agentes del desarrollo —empresas privadas, organismos públicos y asociaciones cívicas— en el marco de una estrategia de desarrollo nacional. Pueden ayudar a diferentes sectores de la sociedad a arribar a una visión común del futuro del país a corto y largo plazo, a forjar un amplio consenso nacional sobre la forma de trasladar esa visión a la realidad y a permitir que todos los agentes del desarrollo actúen de acuerdo con sus responsabilidades Socialeses. La formulación de las prioridades del desarrollo nacional y la coordinación de los medios tendientes a alcanzarlas son tareas cruciales que no se pueden confiar al mercado, mucho menos a los mercados escasamente desarrollados de los países pobres.

Discussion PromptLas funciones del Estado y del sector privado en la ejecución de la estrategia de desarrollo nacional no pueden ser iguales en todos los países. Dependen de la madurez y la capacidad del sistema de mercado del país, por un lado, y de la capacidad financiera y de organización del gobierno, por el otro. Sin embargo, hay determinados ámbitos donde la participación del Estado es indispensable: la educación y la atención de la salud para toda la población, la protección de los más vulnerables por su situación económica, la creación y conservación de un sistema jurídico eficaz, que vele por la firme aplicación de la ley y cuente con tribunales que funcionen correctamente.

Otras funciones importantes de un Estado son la protección y el fomento de la cultura nacional, particularmente donde el sector privado y las asociaciones cívicas son débiles. Los valores culturales pueden constituir un poderoso elemento de cohesión cuando otras fuerzas se ven debilitadas ante la rapidez de los cambios. El desarrollo cultural no es un lujo, sino un medio de fortalecer el capital Sociales y, por lo tanto, una de las claves de un desarrollo Sociales y económico satisfactorio.

En el campo económico, el Estado es indispensable para promover y proteger la competencia del mercado en el sector privado. También puede cumplir un importante papel al mejorar el acceso del público a la información y los conocimientos necesarios para el desarrollo, por ejemplo, favoreciendo los medios modernos de comunicación (teléfono, fax, Internet), invirtiendo en investigación básica y creando condiciones propicias para los medios de información independientes y las asociaciones cívicas.

Sin embargo, algunas actividades de los Estados siguen despertando grandes controversias. Por ejemplo, no queda claro hasta qué punto un gobierno debería apoyar y proteger de la competencia extranjera a las industrias de los sectores en los que el país tiene ventajas comparativas (véase el Capítulo 12). Tampoco hay coincidencia sobre la mejor forma de vigilar y supervisar a los bancos privados y otras instituciones financieras para no coartar la iniciativa privada y, a la vez, proteger a la sociedad del peligro de gravosas crisis financieras.

Opciones y desafíos

Todos los países se enfrentan a numerosas opciones al abordar los problemas que les plantea el desarrollo, lo cual implica adoptar diariamente decisiones, en formas más o menos coordinadas y de maneras más o menos democráticas, teniendo en cuenta perspectivas a largo o a corto plazo. En esas decisiones se juegan grandes riesgos y grandes beneficios para naciones enteras, pero toda opción entraña, inevitablemente, incertidumbre. La mejor forma de limitarla quizÁsea aprender de la historia nacional y mundial. Las autoras esperan que este libro ayude a ustedes a comenzar a reflexionar sobre el desarrollo de sus países en un contexto mundial —comparando un país con otro y tratando de extraer enseñanzas valiosas del desarrollo de países de todo el mundo— y a pensar lo que se puede lograr, de manera realista, en 10, 20 ó 50 años.

Las autoras también esperan que este libro los aliente a participar intensamente en las actividades encaminadas al desarrollo de sus respectivos países; por ejemplo, en debates sobre el modelo futuro del país y el camino singular que se debe seguir para alcanzar el desarrollo. La actitud de cada uno —activa o pasiva, optimista o pesimista— es también parte del capital Sociales del propio país. Ustedes pueden hacer mucho si se forman opiniones informadas y las dan a conocer a otros, si influyen en los debates públicos y, finalmente, en la elección de las políticas oficiales.

La experiencia de muchos países indica que las políticas se pueden mantener a lo largo del tiempo únicamente si la mayor parte de la población las comprende y apoya. Si los cambios que dichas políticas traen aparejados no son contrarios a los valores y el sentido de justicia de la mayoría de la gente, ese proceso de cambio se puede definir, en términos generales, como desarrollo. Es por estas razones que la participación de ustedes y de sus pares en el diseño y la ejecución de una estrategia nacional de desarrollo es tan importante para el éxito futuro de sus países.

Sus comentarios | Ayuda | Índice | Buscar
© 2002 Grupo del Banco Mundial. Reservados todos los derechos. Condiciones | Política de confidencialidad